This post is also available in: English (Inglés)

$900,000 Negligencia Médica Liquidación

Falta de Diagnosticar Neumonía

Este caso hace referencia a una mujer de 63 años que se trató con el mismo médico durante años y se había quejado de dificultad para respirar. En repetidas ocasiones el médico le dijo que no tenía nada y le aconsejó comprar un medicamento de venta libre para la tos, esto a pesar de que la afección había progresado en una tos seca severa y en incapacidad para dormir. Cuando la paciente solicitó una referencia a un especialista, el médico le indicó que no era necesario. Posteriormente, durante varios meses, la mujer continuó teniendo tos, fiebre, pérdida de apetito y dificultad para respirar.

La paciente buscó una segunda opinión en una clínica donde inmediatamente le diagnosticaron una etapa avanzada de neumonía con uno de los pulmones colapsado y el otro parcialmente funcional. A pesar de que fue sometida a un tratamiento de inmediato, su condición era muy grave y finalmente la paciente falleció. Se entabló una demanda a nombre de sus hijos adultos y después varias negociaciones con el seguro médico, los familiares sobrevivientes llegaron a un acuerdo por la cantidad de $900.000.

Acerca de la neumonía

La infección que causa que los sacos de aire de uno o ambos pulmones se inflamen se llama neumonía. Algunos de los síntomas típicos incluyen tos con flema, dolor en el pecho al respirar o toser, sudoración, fiebre, náuseas, temblores y diarrea. Las personas que tienen un mayor riesgo en desarrollar esta afección incluyen personas con enfermedades crónicas, fumadores, personas con sistemas inmunes débiles, y aquellos internados en unidades de cuidados intensivos (UCI), así como niños muy pequeños y personas mayores de 65 años. La enfermedad puede ser adquirida a través de bacterias, virus, hongos o, en el caso de una neumonía por aspiración, al ingerir alimentos, líquidos o vómito en los pulmones.

Una vez que una persona ha sido infectada, la gravedad de la neumonía puede variar desde una condición leve hasta provocar la muerte misma si no se da el tratamiento médico adecuado de manera inmediata. Algunas de las complicaciones que pueden ocurrir incluyen:

  • Derrame pleural: una acumulación de líquido puede desarrollarse y depositarse en el área delgada que existe entre las capas de tejido que recubren la pleura (cavidad torácica) y los pulmones. Este líquido puede infectarse, lo que puede requerir su extracción de forma quirúrgica o por drenaje a través de un tubo torácico.
  • Bacteriemia: la falla en los órganos es una posible complicación si las bacterias ingresan al torrente sanguíneo desde los pulmones y luego propagan la infección a otros órganos del cuerpo.
  • Absceso pulmonar: si se forma pus dentro de la cavidad pulmonar, este absceso se puede tratar con antibióticos o puede requerir de cirugía para removerlo.
  • Dificultades respiratorias: en casos de neumonía grave o si el paciente sufre una enfermedad pulmonar crónica, puede ser necesario someter al paciente a un ventilador médico para ayudarle a respirar, lo que se hace generalmente en un entorno hospitalario.

Error al diagnosticar la condición

Como se ejemplifica en la demanda detallada anteriormente, desafortunadamente es común que los médicos diagnostiquen incorrectamente o no diagnostiquen esta condición. Especialmente durante los fríos meses de invierno, cuando más personas se ven afectadas por diversas enfermedades respiratorias, es menos probable que los médicos de la sala de emergencia pidan los exámenes adecuados, para determinar la presencia de neumonía. A veces los síntomas se confunden y se diagnostican erróneamente como:

  • Bronquitis
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Síndrome de dificultad respiratoria en adultos
  • Resfriado común
  • Sinusitis
  • Insuficiencia respiratoria aguda

Incluso cuando se utiliza una radiografía de tórax como herramienta de diagnóstico para determinar si hay infección, el médico debe tener cuidado de no diagnosticar erróneamente, los puntos más claros de los rayos X, llamados infiltrados, como otras afecciones graves, por ejemplo:

  • Cáncer de pulmón
  • Insuficiencia cardíaca
  • Coágulos de sangre
  • Anormalidades anatómicas

Cuando esta condición médica se diagnostica erróneamente como otra enfermedad o afección grave diagnostica erróneamente, se pierde un tiempo valioso que podía haber sido utilizado en el tratamiento. Si cree que usted o un ser querido ha sufrido daños debido a un error en el diagnóstico de una enfermedad, comuníquese con Mitchell S. Sexner & Associates LLC al (800) 996-4824 para obtener ayuda gratis.