Compensación a trabajadores – Acuerdo de $228,000

En este caso, nuestro cliente estaba instalando el revestimiento en un proyecto de construcción. Mientras trabajaba en el edificio, golpeó inadvertidamente algunas líneas eléctricas y, como resultado, resultó gravemente herido. Sus lesiones incluían una dislocación de muñeca perilunada, fractura de radio y una variedad de cortes y laceraciones. Se presentó una demanda alegando negligencia en la zona de construcción y se presentó una reclamación en la Comisión de Compensación de Trabajadores de Illinois por lesiones ocurridas durante su empleo. Entre la compensación por indemnización laboral y el acuerdo por negligencia, se recuperaron más de $228,000 para nuestro cliente.

Peligros eléctricos en el trabajo

El peligro de descarga eléctrica o electrocución está presente en todos los segmentos de la sociedad, ya que la electricidad se usa en todas partes. En el hogar, en circunstancias normales, los peligros son mínimos ya que el cableado eléctrico está contenido de manera segura dentro de un conducto aprobado y, a menos que se usen mal los tomacorrientes, las probabilidades de lesiones son bajas.

Pero para personas como los electricistas o los trabajadores en las obras de construcción, los peligros crecen mucho más. Esto se debe a que, en el sector de la construcción, existe una alta probabilidad de que los trabajadores en algún momento entren en contacto con cables abiertos, transformadores, líneas eléctricas o similares. Cada año, la mitad de las aproximadamente 175 muertes por electrocución, les suceden a los trabajadores de la industria de la construcción. Hay cuatro clases básicas de lesiones eléctricas que pueden ocurrir:

  • Lesiones por flama: La electricidad puede o no terminar viajando a través del cuerpo de la persona y es causada por una ignición de su ropa por arco.
  • Lesiones verdaderas: La electricidad viaja a través de su cuerpo desde un sitio de entrada a un sitio de salida cuando se convierte en parte del circuito eléctrico real.
  • Lesiones causadas por rayos: La mayor parte del flujo de electricidad ocurre en el cuerpo durante un período corto y con voltajes muy altos.
  • Lesiones por destello: La electricidad no atraviesa la piel, aunque causa quemaduras superficiales creadas por arcos.

¿Qué hacer en caso de choque eléctrico?

En el caso de que un compañero de trabajo se esté electrocutando, es importante saber de antemano cuál sería el mejor curso de acción de emergencia. Por supuesto, en tales circunstancias, el tiempo es esencial y la víctima debe ser asistida lo más rápido posible, sin poner en peligro a quienes intentan ayudar. La mayoría sugiere lo siguiente:

  • Trate de encontrar al electricista más cercano o a una persona con conocimientos de electricidad, mientras llama a los servicios de emergencia marcando el 911 u otros medios.
  • Examine rápidamente la escena del accidente para determinar si la parte lesionada todavía está en contacto con la fuente de corriente eléctrica.
  • No toque ningún conductor que esté cerca.
  • No toque a la víctima hasta que los circuitos eléctricos hayan sido apagados o desactivados.
  • En dependencia de la fuente de la corriente, puede ser necesario apagar la caja de interruptores o simplemente desconectar el cable tomacorriente.
  • Si es imposible apagar de inmediato el suministro eléctrico, puede ser necesario usar un palo u otro objeto que no conduzca la electricidad para alejar a la persona lesionada de la fuente. El rescatador debe usar guantes y botas aislantes y proceder con mucha precaución.
  • En dependencia de la severidad del choque, siempre hay un riesgo de fracturas de huesos y se debe tener mucho cuidado al mover a la víctima, especialmente si se sospecha una lesión en el cuello.

Las lesiones por descargas eléctricas pueden provocar lesiones que van desde quemaduras graves hasta paros cardíacos y la muerte. Si usted o un ser querido han resultado heridos, comuníquese con Sexner & Associates LLC al (800) 996-4824 para obtener asistencia gratuita compasiva y con experiencia.