This post is also available in: English (Inglés)

Fracturas de brazos que requieren cirugías múltiples – Acuerdo de $155,000

Este caso involucró a una pareja de casados que estuvieron en un accidente automovilístico en el cual el otro conductor no se detuvo ante una señal de alto. Las lesiones incluyeron cicatrización junto con fracturas cubitales y del radio que requirieron fijación interna. Después de extensas negociaciones, se logró un acuerdo exitoso por la suma de $155,000 en nombre de la pareja.

Conducir distraído como causa de accidentes

En nuestro acuerdo detallado anteriormente, el otro conductor causó el accidente al no detenerse ante una señal de alto. ¿Por qué el otro conductor hizo esto? Todos saben cómo se ve una señal de alto y qué significa, entonces, ¿cuál podría ser la posible explicación? A veces, un problema médico podría ser la razón, si el conductor sufrió un derrame cerebral, una convulsión o un ataque al corazón. Otras veces, el conductor puede ser de edad avanzada, con visión reducida o habilidades de manejo reducidas y no puede ver la señal en absoluto. Pero más comúnmente, la razón no es ninguna de estas: el accidente es el resultado de una conducción distraída.

Conducir requiere la completa atención de una persona. No es suficiente ser un buen conductor, porque hay muchos otros conductores que no lo son. Uno tiene que estar constantemente en guardia para los eventos imprevistos que pueden suceder y provocar un choque. Según la Comisión Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA), en un año reciente, se perdieron más de 3,400 vidas en accidentes automovilísticos. Algunas de las causas más comunes de conducción distraída son:

  • Comer: Los conductores en Chicago, en todo Illinois y en todo el país están en movimiento. Siempre parecen tener prisa y los restaurantes de comida rápida son una manifestación de este fenómeno. Muchas personas prefieren comer mientras conducen a sentarse en un restaurante y pasar 15 minutos comiendo su comida. Con solo una mano en el volante (o algunas veces ninguna), el siguiente accidente siempre está a la vuelta de la esquina.
  • Hablar: Hablar con otros pasajeros o gritarles a los niños en el asiento trasero para que se comporten no es nada nuevo. Desde el invento del auto ha habido gente haciendo esto. Pero cuando la conversación se vuelve demasiado complicada, cuando el conductor siente que necesita mantener el contacto visual con la otra persona, o cuando el conductor usa sus manos cuando habla (y las retira del volante), el peligro es inminente.
  • Aseo: Los coches son para conducir; no son para aplicarse maquillaje, afeitarse, peinarse, u otros actos de aseo. Estas son cosas que deben hacerse antes de abandonar el hogar o al llegar al destino. Sin embargo, todos hemos visto personas que se arreglan mientras conducen un automóvil. Increíblemente imprudente.
  • Electrónica: En el pasado, el alcance de las interacciones electrónicas de un conductor era ajustar la radio. Pero cada año se presentan dispositivos electrónicos nuevos, sofisticados y más complejos que interfieren con la capacidad del conductor para conducir de manera segura. Los sistemas de navegación, ya sean integrados en el automóvil, como una unidad independiente o a través de un teléfono inteligente, distraen mucho y requieren una importante entrada del conductor para funcionar. Los teléfonos inteligentes en sí mismos son, por mucho, el mayor problema, ya que las personas envían mensajes de texto, usan Instagram, revisan correos electrónicos, utilizan FaceTime o incluso transmiten en vivo mientras conducen. Para empeorar las cosas, las personas a menudo montan sus dispositivos en el parabrisas, lo cual no solo distrae, sino que también presenta problemas de visión. Algunos vehículos más nuevos incluso integran mensajes de texto en la interfaz electrónica del automóvil como una distracción adicional.

Cuando ocurre un grave accidente automovilístico, un oficial de policía puede confiscar el teléfono del conductor y obtener una orden de registro si es necesario para buscar el «rastro digital» de la persona. Si se determina que el conductor estaba accediendo a la información telefónica justo antes del accidente automovilístico, esto podría usarse como prueba en un juicio civil en su contra y también como prueba en un proceso penal.

Los conductores le deben a sus pasajeros, a otros conductores en la carretera y a ellos mismos, centrarse en la tarea de marras: conducir. Cuando otros sucesos influyen de manera adversa en su capacidad para conducir de manera adecuada y, como resultado, alguien resulta herido o muerto, se puede usar evidencia de una conducción distraída para ayudar a demostrar la responsabilidad en cualquier demanda. Comuníquese con Mitchell S. Sexner & Associates LLC al (800) 996-4824 para obtener información adicional gratuita.